Normativa para hecer volar un dron en España

La palabra drone empezó a sonar familiar en nuestro país hace relativamente poco, a pesar de que este término ya se utilizaba, durante la Segunda Guerra Mundial, para referirse a las naves pilotadas por radiocontrol. ¿La razón? La palabra inglesa “drone” puede significar, entre otras cosas, “zumbido” o “zángano”, dos acepciones que encajan a la perfección con estos aparatos.

En España, no fue hasta 2014 cuando la Real Academia de la Lengua Española incluyó en su diccionario la palabra “dron”, a la que define como “aeronave no tripulada”. Y una de las mayores pruebas de que algo tiene éxito en nuestro país es que la RAE lo incluya en su diccionario. Esta es solo una de las muestras del boom que han tenido en España estos aparatos, que no solo se utilizan de manera profesional, sino también recreativa.

Para niños y adultos

“Los adultos disfrutan mucho de los drones en su tiempo de ocio, pero también hay niños que se entretienen volándolos. Lo que muchos no saben es que los pequeños deben estar siempre acompañados por un adulto o que existe un límite de metros de altura que estos dispositivos pueden alcanzar”, explica Daniel Bayón, CEO de Juguetrónica, compañía especializada en regalos tecnológicos enfocados al entretenimiento para niños y adultos.

Desde legislación hasta mantenimiento, pasando por la práctica, pilotar un drone puede requerir de más conocimientos de los que algunos piensan. Por ejemplo, “antes de volar un drone es importante comprobar el estado de las hélices, ya que una pelusa o un simple pelo pueden causar vuelos poco estables o un recalentamiento del motor”, señala el CEO de Juguetrónica. Aunque parezca elemental, también es fundamental leer el manual incluido en el producto. Saber manejar la emisora antes de probar el aparato, que es la que va a controlar todos los movimientos que quieran transmitirse al drone, es básico para realizar despegues, vuelos y aterrizajes seguros.

Para concluir recuerdamos algunos de los puntos más importantes de la legislación sobre vuelo recreativo de drones que entró en vigor en 2019:

-Volar a una distancia mínima de 8 km de cualquier aeropuerto o aeródromo.

-Volar fuera del espacio aéreo controlado.

-No sobrepasar los 120 metros de altura sobre el suelo o sobre el obstáculo más alto situado dentro de una radio de 150 metros desde la aeronave.

-Volar de día y en buenas condiciones meteorológicas. Si la aeronave pesa menos de dos kilogramos, están permitidos los vuelos nocturnos siempre que no se superen los 50 metros de altura.

-Los vuelos transcurrirán dentro del alcance visual del piloto.

-Las aeronaves de menos de 250 gramos podrán volar en ciudad y sobre aglomeraciones de personas y edificios, siempre y cuando no se superen los 20 metros de altura.

-Aunque no es obligatorio para el uso recreativo, sí es muy recomendable contar con un seguro de responsabilidad civil.

Pin It on Pinterest

Share This